Canal RSS

El síndrome post-erasmus

Publicado en

“Eran las 12 de la mañana del 25 de agosto, un taxi –que no tuve el valor de llamar yo- esperaba en el portal mientras mis maletas lo hacían en el rellano. Sólo me quedaba despedirme de mis compañeros de piso, de los demás lo había hecho la noche anterior. Fue el peor momento de todo el año. Recuerdo que me subí al taxi llorando y no paré hasta que cogí el avión. Crucé la ciudad hasta llegar al aeropuerto y fui recorriendo todos y cada uno de los lugares donde durante un año había sido inmensamente feliz. Todo se termina y mi Erasmus terminaba ahí”. Paola, Erasmus en Roma, recuerda como si fuese hoy su último día de Erasmus y, sin embargo, han pasado ya tres años.

Desde la creación de este programa en el año 1987, más de 2,5 millones de estudiantes, según datos del Parlamento Europeo, han disfrutado, como Paola, de una experiencia Erasmus. Sin ir más lejos, en el pasado curso 2010/2011, sólo contando los españoles, se fueron al extranjero 36.183 jóvenes.

erasmus

Datos del Organismo Autónomo de Programas Educativos Europeos

La mayoría de ellos pasan más de un año viviendo esta experiencia; nueve meses en el país elegido y antes,  un previo de mucho tiempo y mucho papeleo: elegir destinos y universidades, rellenar el impreso de solicitud, hacer un test de idioma, una larga espera para ver si finalmente se es beneficiario de la beca y, una vez conseguido todo esto, buscar alojamiento en un país que no es el tuyo.

“Todo eso cuesta mucho, sobre todo el test del idioma y buscar el piso. Yo estuve una semana o algo más en un hotel con varios compañeros hasta que encontramos el piso. Mucha gente se aprovecha y alquila apartamentos en los que es imposible vivir. Pero cuando ya has encontrado tu hogar, empieza de verdad el erasmus y se pasa volando. Cuando te quieres dar cuenta es navidad y de ahí a junio no hay nada y ya te tienes que volver“, comenta Paola.

carta

Carta de derechos y obligaciones del estudiante erasmus

Sin embargo, la experiencia de Paola se puede extrapolar a una inmensa mayoría de estudiantes, tanto españoles como del resto de nacionalidades, cuando regresan a sus hogares después de un año viviendo una “nueva” vida, sienten un vacío, se notan diferentes y añoran todo lo vivido en su ciudad de destino.

Es lo que se conoce popularmente como “síndrome post-erasmus“, algo que en países como Francia ya es un desajuste reconocido. Los expertos no llegan a ponerse de acuerdo sobre si existe o no; la psicóloga Zoraida Rodríguez Vilchez no se arriesga a clasificarlo como síndrome “no se si es viable catalogarlo como tal, pues toda enfermedad o trastorno descrito en psicopatología requiere de un estudio exhaustivo y sistemático de la enfermedad; sin embargo, sí que parece que muchos estudiantes presentan cierto desajuste en sus conductas, pensamientos y emociones una vez que han terminado su estancia en el extranjero”. Por otra parte, para el psicólogo César Laiglesia si que existe ya que “se pasa de una etapa larga en la que se adquiere un grado de independencia y autonomía alto” a volver a la rutina diaria. Lo cierto es que los alumnos no lo dudan, algunos como Blanca nos comentaban qué es lo que más echan de menos.

Entre un mes y un mes y medio puede durar este proceso de re-adaptación y, hay que verlo como algo normal”, indica César. Paola también tiene claro que el post erasmus existe.”Claro que existe, pasas de vivir una vida en un año a volver a casa con tus padres. Es un cambio radical, ya no tienes esa libertad, ya estas sujeto a unas normas. Además, depende de dónde vivas y dónde hayas cursado el erasmus hay una diferencia enorme. Igual vienes de una ciudad pequeña y has estado como yo, en Roma; entonces se te viene el mundo encima: allí siempre había algo que hacer, que visitar…pero aquí hay mucho menos, tardes en las que te quedas en casa porque no tienes qué hacer… eso allí no pasaba; además, siempre había alguien dispuesto a acompañarte y aquí llegas y gente tiene exámenes, tiene su vida…”.

Zoraida Rodríguez confirma esa añoranza como síntoma y añade que “junto con esta añoranza se asocia una idealización de la experiencia vivida: aquella ciudad era la mejor, lo que se hizo allí no tiene comparación y ahora, la cuidad a la que se regresa parece más pequeña, más aburrida, con menos posibilidades. Lo mismo ocurre con los amigos: se idealiza a los que se han dejado atrás e incluso se reduce el contacto con los amigos que estaban esperándonos a la ciudad a la que hemos regresado”.

Para todas aquellas personas que pueden sufrir este síndrome, César Laiglesia aconseja que “después de un tiempo para asimilar la vuelta, lo ideal es que se den pasos en la búsqueda activa de estudios o de trabajo“, además, recomienda también “ocupar el tiempo en situaciones en las cuales no se esté dando vueltas a lo que ya ha pasado, aunque cueste”. Por su parte, Zoraida Rodríguez señala que la principal forma de combatirlo es “interpretando bien la experiencia” pero además, subraya que, en ocasiones, la visita a un profesional puede ser muy beneficiosa: “el profesional nos va ayudar a reinterpretar la situación, a no encasillarnos en un pasado que no va a volver, al menos, a corto plazo, y nos ayudará a experimentar sensaciones positivas y volver a disfrutar de nuestro día a día”.

“Lo que yo hacía era intentar hablar con los que habían sido mis amigos al menos una vez a la semana, tampoco quería hacerlo todos los días porque eso me recordaba a lo que ya no podía ser, pero mantener el contacto ayuda, porque te das cuenta de que aunque sigan a cientos o miles de kilómetros, ellos siguen ahí y eso te reconforta”, señala Paola.

viva-erasmusalumnos.info

Parece que 25 años después de su creación y, en un momento en el que está en duda su futuro, todos tienen claro la importancia de cursar esta beca a pesar de que a la vuelta, se corra el riesgo de sufrir algo parecido a la depresión después de un largo verano, con el agravante de que es un año de grandes  aventuras y de crecimiento personal, además de vivir en un país extranjero y hacer que tus nuevos amigos se conviertan en tu familia.

Aquí puedes ver la entrevista entera a Paola:

Aquí puedes escuchar la entrevista completa a César Laiglesia:

Aquí puedes leer la entrevista completa a Zoraida Rodríguez Vílchez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: